viernes, 25 de mayo de 2007

EL SECRETO

R:. L:. Hiram N° 65. Valle de Santiago.
EL SECRETO
Autor: O.C.R.A:. M:.18 de abril de 2007 E:. V:.
A :. L :. G :. D :. G :. A :. D :. U

“No creáis que callo por arrogancia o altanería; un pensamiento me devora el corazón al verme así tan vilipendiado. En verdad, a estos dioses nuevos, ¿qué otro sino yo les repartió exactamente sus privilegios? Pero sobre esto callo, pues ya sabéis vosotras cuanto podría deciros. Escuchad, en cambio, los males de los hombres. De niños que eran antes, he hecho unos seres inteligentes, dotados de razón. Os lo diré, no para censurar a los hombres sino para mostraros con qué buena voluntad regalé mis dones. Ellos, al principio, miraban sin ver. Y escuchaban sin oír, y semejantes a los fantasmas de los sueños, al cabo de siglos aún no había cosa que por ventura no confundiesen. No conocían las casas de ladrillos secados al sol, ni el trabajo de la madera; sumergidos vivían como ágiles hormigas en el fondo de cuevas a donde jamás llega la luz. No tenían signo alguno seguro ni del invierno ni de la floreciente primavera ni del fructífero estío, sino que todo lo hacían sin razón, hasta que yo les mostré las salidas y los ocasos de los astros, difíciles de conocer.”
Prometeo Encadenado, Esquilo.
Introducción
El secreto, como práctica, se encuentra enraizado en la conducta humana. A través de la historia, muchas verdades han sido ocultadas para lograr diversos objetivos: desde asegurar la seguridad de los Estados, hasta evitar sufrimientos individuales en el plano afectivo o familiar.
La Masonería –en tanto institución esencialmente iniciativa, filosófica y ética-rescata el secreto como un elemento constitutivo de su accionar y lo eleva al plano de la perfección de los seres humanos libres.
Para iniciar una reflexión y análisis en torno a este concepto resulta necesario recopilar algunos antecedentes semánticos. De esta manera, podemos definir el secreto como la práctica de compartir información entre un grupo de personas, la cual se “esconde” al resto de los individuos.
En algunas ocasiones guardar un secreto resulta conflictivo, pues muchas personas consideran que siempre es mejor hacer pública una información útil. En el mundo profano
podemos citar la organización no gubernamental Transparencia Internacional que se dedica a combatir la corrupción tanto en el ámbito público como privado y su principal herramienta es, precisamente, la divulgación de información.
Podríamos entender el secreto como equivalente a confidencialidad y privacidad, lo que sin duda provoca confusiones al intentar definir esta práctica.
"Es sabio no hablar de un secreto; y honesto no mencionarlo siquiera."
William Penn.Distinción entre Secreto, Confidencialidad y Privacidad
Para continuar con la delimitación del secreto, asumiríamos que la confidencialidad es la propiedad de una información o conocimiento que únicamente está autorizado para ser transmitido o entendido por algunas personas o entidades.
La privacidad, en tanto, aludiría al ámbito de la vida personal de un individuo que se desarrolla en un espacio reservado y debe mantenerse confidencial.
En el contexto de la actual sociedad de la información la expansión de la informática y de las telecomunicaciones, se generan nuevos cuestionamientos que obligan redefinir los alcances de los conceptos de secreto, confidencialidad y privacidad.
Es posible pensar que el secreto se constituye formalmente como práctica y acción, mientras que la confidencialidad se refiere más bien a una cualidad – deseable-respecto de cierta información. Por su parte la privacidad, corresponde al carácter de las vinculaciones personales de cada ser humano y que posee un componente voluntario.
En este sentido y acercándonos a nuestro objetivo de analizar el Secreto Masónico, la privacidad estaría íntimamente ligada a nuestros ritos, objetivos y trabajos.
La Escuela Pitagórica
Un referente remoto de la práctica del secreto, pero que cobra absoluta actualidad en los trabajos de nuestras logias, es la Escuela de Crotona, fundada por Pitágoras en la Magna Grecia.
Esta organización es considerada como la responsable del desarrollo de las matemáticas como ciencia. Se trataba de una sociedad casi religiosa donde el secreto era mantenido bajo juramento. Todo el conocimiento era transmitido verbalmente.
Si bien es posible identificar aspectos autoritarios y conservadores en su estructura con normas de conducta rígidas y estrictas, las mujeres eran aceptadas en pleno igualdad y sus estudiantes pertenecían a todas las razas, religiones, y estratos económicos y sociales.
Todos los bienes eran comunitarios, vestían sencillamente y se esperaba la máxima dedicación de sus miembros al estudio de los números. La escuela pitagórica es conocida por el Teorema de Pitágoras, sus conocimientos sobre la armonía musical, los números primos y sus conocimientos sobre astrología.
Los postulados de la escuela se resumen en los siguientes puntos:
1. En su forma más profunda, la realidad es de naturaleza matemática 2. La filosofía sirve para la purificación espiritual 3. El alma puede alcanzar la unión con el divino 4. Ciertos símbolos tienen significado místico 5. Todos los miembros de la orden deben conservar lealtad y secreto estricto Los miembros de la escuela lograron gran reconocimiento público y ejercieron gran influencia política, por lo que atrajo muchos enemigos hasta que por el año 500 AC fue incendiada, pero sus miembros continuaron sus actividades como sociedad secreta hasta aproximadamente el año 400 AC.
La única discriminación asumida por la Escuela Pitagórica es no entregar ni transmitir sus conocimientos a los no iniciados. Todos los estudiantes destinaban tres años a la pobreza voluntaria, debiendo guardar un silencio absoluto y eran investigados rigurosamente en cuanto a su discreción, y se les aplicaban severas pruebas sobre su fortaleza e imperio sobre sí mismos.
“En cuanto a la cuestión, mucho más grave y en cierta manera divina, sobre que le has encargado que me consulte, queda de su cargo explicártelo. Según manifiesta, (Arquidemo), tu no estas contento de las razones que yo he expuesto sobre la naturaleza del Primer Ser. Voy por lo mismo a tratarla de nuevo, pero valiéndome del enigma, a fin de que si esta carta, por desgracia, se extravía por mar o por tierra, el que la lea no puede conocer su verdadero sentido”
Platón. Epístola II, a Dioniso, el joven.
El Secreto Masónico
Es común escuchar, en las acepciones del mundo profano, que la Masonería es una “sociedad secreta”, lo que se ha convertido en la principal base para condenarla y perseguirla, especialmente en regimenes totalitarios. Ocurrió con Franco en España o con Mussolini en Italia.
En la literatura y en el cine existen múltiples referencias a la Orden y a sus prácticas. Cabe mencionar, y tal vez revisar y discutir, la película “From Hell” (2001, basada en la novela gráfica de Alan Moore), donde se representa explícitamente, aunque imprecisamente, el rito de iniciación. O una referencia más cercana, en la serie de televisión nacional “Heroes” se recrea un viaje misterioso de un ciudadano al ingresar a la Logia Lautarina de O´Higgins y San Martin. Más documentadas y serias son las producciones de la cadena History Channel, donde incluso se puede apreciar al profano con la soga al cuello, descalzo y con la vista vendada.
Cabe preguntarse entonces: ¿En el curso de los tiempos modernos la Masonería ha revelado sus secretos? ¿Acaso en algunos QQ:. HH:.hermanos no han hecho eco las palabras del V:. M:. “a ninguno de vosotros os está permitido revelar lo ocurrido en logia”?.
Superficialmente, un observador podría responder afirmativamente a estas preguntas. De hecho, en librerías se pueden encontrar novelas y obras sobre la Masonería y su relación con hechos históricos o con otras sociedades “secretas” o iniciaticas. Sin embargo la compresión del Secreto requiere una reflexión un poco más profunda.
El Secreto en la Masonería, se constituye en base a la comprensión y aceptación de la discreción como característica fundamental para todo iniciado. El tercer elemento, es el silencio. Conjugando secreto, discreción y silencio se logra una práctica masónica acorde a los imperativos del grado de aprendiz, que se simboliza mediante la labor de devastar la piedra bruta, apoyados en el mazo y el cincel.
Muchos QQ:. HH:. definen nuestra orden como discreta más que secreta, haciendo notar que cada masón puede darse a conocer como tal, pero en ningún caso puede revelar la identidad masónica de sus hermanos. A esto se agregar que los rituales y los templos son relativamente conocidos, gracias al desarrollo cultural y artístico antes descrito.
El secreto permite una vivencia propia de lo que significa trabajar en el propio perfeccionamiento, proyectado en el colectivo que representa la Masonería y por consiguiente en el mundo profano.
Al ser esta una experiencia propia, resulta incomunicable en su sentido y trascendencia. Por lo que el secreto, en su esencia, debe ser practicado, pues constituye el primer método del iniciado para alcanzar la propia perfección.
El secreto, en tanto método o práctica, se constituye como un ejercicio de plena libertad e integridad. Al internalizar el secreto como un pilar del quehacer masónico, incorporamos sus objetivos lo que nos permite desarrollarnos plenamente y generar un aporte significativo a la orden, en un primer término y a la sociedad en su conjunto, por consecuencia. Por tanto, es perfectamente posible que ojos profanos identifiquen ciertos aspectos del trabajo de nuestros talleres, pero si no se ha recibido la luz no es posible comprenderlos ni sacar todo el provecho que ofrecen.
Conclusiones
En resumen, estaríamos en condiciones de afirmar que la Masonería no es una sociedad estrictamente secreta, sino más bien discreta. En necesario destacar, además, que los dignatarios y autoridades de las Grandes Logias del mundo son públicamente conocidos y responden ante la sociedad como cualquier ciudadano.
Como cualquier club, asociación o institución es reservada a sus miembros y por lo tanto corresponde al plano privado de cada Q:.H:. su interés por hacer pública su afiliación. Sin embargo, cada masón está en la obligación de respetar la intimidad de cada uno.
El secreto ha permitido a nuestra Orden influir decisivamente en la vida nacional, política, cultural y moral y, tal como la Escuela Pitagórica, generó creaciones notables en estos ámbitos.
A partir de esta afirmación, podemos vincular la práctica del secreto con la orientación del trabajo extramuros. La Masonería actúa en la sociedad a través de sus miembros y no como institución, por lo tanto resulta indispensable potenciar las relaciones de afecto y fraternidad entre los QQ:. HH:. en el mundo profano, en virtud de conseguir que nuestros trabajos tengan la proyección adecuada.
Retomando el aporte de la Escuela Pitagórica, esta transmitía sus conocimientos por vía oral y secreta por lo que no es posible rescatar documentos que confirmen quien fue el individuo responsable de los importantes aportes en las matemáticas y en filosofía, por lo
que es posible suponer que es el conjunto de los iniciados anónimos lo que logra un resultado trascendente.
En Masonería, el secreto nos permite aportar, desde nuestra humilde especialidad basada en nuestros limitados conocimientos, a una construcción social y espiritual desinteresada y anónima. Si bien los masones inciden en la vida social de manera individual, lo hacen con un fundamento y sustrato ético, moral y simbólico común. Para que este resultado sea satisfactorio y tienda a la perfección, es absolutamente necesario practicar el secreto como una unidad, que tiene en su base la discreción y el silencio. Esto resulta particularmente relevante para el grado de aprendiz.
S:. F:. U:.