lunes, 4 de junio de 2007

LA MASONERIA MODERNA Y ESPECULATIVA




Especular1.
(Del lat. speculāris).
1. adj. Perteneciente o relativo a un espejo.
2. adj. Semejante a un espejo.
3. adj. Dicho de dos cosas simétricas: Que guardan la misma relación que la que tiene un objeto con su imagen en un espejo.
4. adj. Ópt. Dicho de una cosa: Reflejada en un espejo.
5. adj. ant. Transparente, diáfano.

especular2.
(Del lat. speculāri).
1. tr. Registrar, mirar con atención algo para reconocerlo y examinarlo.
2. tr. Meditar, reflexionar con hondura, teorizar. U. t. c. intr.
3. intr. Perderse en sutilezas o hipótesis sin base real.
4. intr. Efectuar operaciones comerciales o financieras, con la esperanza de obtener beneficios basados en las variaciones de los precios o de los cambios. U. m. en sent. peyor.
5. intr. Comerciar, traficar.
6. intr. Procurar provecho o ganancia fuera del tráfico mercantil.
francmasonería.
(Del fr. francmaçonnerie).
1. f. Asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas y signos especiales, y se agrupan en entidades llamadas logias.

I. INTRODUCCION
En el planteamiento de este trazado consideraré dos acepciones etimológicas de la palabra especular, a saber: Del Latín speculāris “dicho de dos cosas simétricas: Que guardan la misma relación que la que tiene un objeto con su imagen en un espejo” y del lat. Speculāri “Meditar, reflexionar con hondura, teorizar”.

De esta forma, entenderemos a la masonería especulativa como una imagen de la masonería práctica y cuya semejanza está determinada por el uso de un método reflexivo o teórico para semejar las acciones, códigos y propósitos de los albañiles de la antigüedad hasta el comienzo del siglo XVII.



La era de la masonería operativa de base cristiana comprende desde el siglo VII hasta el siglo XVII, momento en el que se empiezan a introducir en las cofradías o gremios de masones muchas personas completamente ajenas al arte de construir y que, adoptando sus fórmulas y sus símbolos, iniciaron la construcción de otras sociedades cuya historia pertenece ya a lo que se llama francmasonería moderna, y no a las corporaciones de masones o albañiles. Son los denominados “masones aceptados”, que eran normalmente personajes de la alta sociedad que financiaban económicamente a los gremios o les prestaban alguna clase de ayuda económica y política.

En un principio, en las logias masónicas convivieron profesionales de la piedra y la argamasa con estos nuevos masones aceptados, pero a medida que dejaron de construirse las grandes catedrales, los masones originarios fueron eclipsados o suplantados por estos otros, completamente intrusos en el arte de erigir edificios.
A esto contribuyó también la aparición de las primeras Academias de Arquitectura, que relegaron a un segundo plano el sistema de aprendizaje oral de los gremios medievales de constructores.

En el momento en el que cayó el desprestigio o el olvido la transmisión oral de los secretos del Arte, que preservaba el monopolio profesional, la masonería operativa llegó a su fin. Sencillamente, ya no hacían falta los gremios de masones que mantenían vigentes los secretos de la construcción, ahora difundidos por las distintas universidades y academias.

De modo paulatino, los profesionales de la construcción fueron dejando paso a los nuevos masones que se sentían atraídos, únicamente, por sus fórmulas externas, es decir, por la simbología y las ceremonias de la masonería operativa, operándose una curiosa metamorfosis de la que surgió la masonería actual, de carácter especulativo, cuya finalidad ya no será la construcción de edificios sino la construcción moral del hombre a la luz de principios éticos en algunos casos y morales en su mayoría, tales como los principios éticos de la Revolución Francesa, las constituciones de los países o la Biblia en aquellos de mayor raigambre cristiana.

II. DISCUSIÓN

Consideraremos en este trazado que el masón especulativo es aquella persona que plantea su misión de construir una sociedad basada la búsqueda de la verdad, mediante el uso de la razón y bajo los principios del humanismo y el laicismo; para lo cual se sirve del uso del lenguaje simbólico y de las estructuras orgánicas propias de los masones operativos.

De esta forma, consideramos a la masonería especulativa como una un reflejo de la masonería práctica.

Si hemos establecido que las post-modernas sociedades de masones son un reflejo de las sociedades antiguas y modernas, cabe preguntarnos ¿qué es lo que reflejan? y ¿cuál era la misión de esos constructores de cosmogonías de piedra labrada?

Para esto, cabe entonces indicar las características de la obra masónica práctica, mediante una sinopsis de su desarrollo histórico.

Sobre la masonería práctica:
Los orígenes de la masonería son tanto o más lejanos como la construcción del templo del rey Salomón, alrededor del año 960 ADC por el arquitecto Hiram-Habif. De origen Tiro y enviado por su Rey Hiram, junto con los materiales necesarios solicitados por el rey Salomón para erigir una edificación que representara su imagen del cosmos y el lugar que le cabe al ser humano en este.

Posteriormente, en la época Romana, existieron cofradías de constructores denominadas Collegia Fabrorum, quienes acumularon, perfeccionaron y transmitieron oralmente las tradiciones de los constructores Griegos, Cartagineses, Hebreos, Babilónicos y Egipcios, y las transformaron en templos dedicados a alabar a sus dioses, sus reyes y sus instituciones sociales y su cultura.

En la era Cristiana, la obra a la que los hermanos constructores de la edad media dedicaban su vida, era un templo físico en el que los hombres vivenciaban su acto de religare. Descrito en su acepción naturalista por la RAE como “la obra descubierta por la sola razón y que funda las relaciones del hombre con la divinidad en la misma naturaleza de las cosas”.

En Inglaterra, desde 1560, se leía una versión del manuscrito Constitutions of Masonry al candidato, el cual tenía que jurar guardar los Deberes. Como estos últimos iban dirigidos a los maestros y compañeros, es presumible que el candidato era admitido en la Fraternidad en un grado inferior, es decir el de aprendiz.

En Escocia, desde 1598, la Biblia, con todo lo que ella implicaba, era comunicada a los candidatos en dos ceremonias. Mediante la primera el candidato era admitido como aprendiz aceptado, después de haber servido durante siete años como aprendiz de obra; por la segunda era admitido como compañero, después de haber servido por un periodo como aprendiz aceptado.

En Escocia, comenzando en la segunda mitad del siglo diecisiete, se leía al candidato una versión del Constitutions of Masonry, copiada directa o indirectamente de algún original inglés, al mismo tiempo que se le comunicaban los secretos de aprendiz aceptado ligados con la Palabra Sagrada.
En Escocia, donde ya en 1600 eran admitidos masones no operativos o gentilhombres en logias operativas, no era infrecuente que se combinaran las dos ceremonias de admisión en beneficio de varios candidatos, quienes podían así ser recibidos como aprendices aceptados y como compañeros en una sola y misma ocasión.

Es de esta forma, es que los hermanos masones prácticos desde la antigüedad hasta el inicio del renacimiento expresaban su devoción a Dios o Dioses, mediante la erección de objetos físicos que reflejaban (del Latin speculāris) la grandeza de la divinidad, provocando sentimientos de recogimiento, ante lo que era en ese entonces las edificaciones más imponentes e importantes sobre la faz de la tierra. Es decir, las emociones y estados de existencia provocados por la edificación de un templo o una catedral, serían un reflejo de las provocadas por la voluntad divina en el hombre, al alcanzar la conciencia de ser parte de dicho espíritu.

Sobre la masonería especulativa:
Históricamente, la masonería moderna fue fundada en Londres el 24 de junio 1717, cuando las logias El Manzano, La Jarra y el Racimo de Uvas, La Oca y la Parrilla y La Corona se unieron y fundaron la Gran Logia de Londres, hoy llamada Gran Logia Unida de Inglaterra, Anthony Sayer (1672 – 1741) el seleccionado para ocupar el sitial de Gran Maestro.

El primer reglamento de la Gran Logia fue adoptado en 1721 y luego, en 1723, el pastor presbiteriano James Anderson redactó las Constituciones de la confraternidad de los francos y
aceptados masones, cuya segunda edición apareció en 1738, revisada, corregida y partiendo siempre de los Old Charges (Antiguos Deberes).

Los fundadores de la nueva masonería eran en su mayoría pastores protestantes, es decir, clérigos cristianos, jamás iniciados en una logia masónica, que alteraron o suprimieron buena parte de lo que les fue transmitido de forma irregular por las logias masónicas operativas. Por ejemplo, esa masonería es la que, por su talante cristiano clerical, ha suprimido hace escasas fechas una parte de lo poco que le quedaba de la Iniciación Primordial, es decir, la palabra perdida del grado Royal Arch Jahbulon (Jah de Jahveh, Bul de Baal y On de Osiris), sustituyéndola por la palabra Jahveh, debido a las alusiones al dios de la Luz de origen Hebreo.

De esta forma, el idealismo y los “cielos” ficticios se apoderaron de la masonería y su iniciación desde los inicios del siglo XVIII. Y es que, ante una iniciación centrada en la transformación del iniciado en dios y en la transformación de su realidad y del medio, que superaba el idealismo y abrazaba el materialismo, los pastores protestantes que fundaron la masonería moderna antepusieron una iniciación idealista centrada en el culto al Gran Arquitecto del Universo, los “cielos” ficticios y la realidad idealista más absoluta.

La iniciación masónica clerical e idealista que dominó la escena masónica desde 1717 se proyectó también en los Landmarks (normas) de la nueva masonería, reunidos en las Constituciones de Anderson de 1723. Los Landmarks defendieron la obligatoriedad de creer en dios, de utilizar el libro de la Ley Sagrada en la logia o de ser un hombre libre y de buenas costumbres, entre otras normas de clara inspiración cristiano clerical.

De esta forma, los Landmarks de la masonería clerical e idealista han excluido de sus logias en los últimos siglos a las mujeres; a los judíos en principio y a los negros casi siempre (en EE.UU. se mantiene la prohibición referente a la Hermanos de color en varios Estados, bajo la argumentación de que éstos no eran libres cuando se escribieron las Constituciones de Anderson, al igual que las mujeres), a los homosexuales (por lo de las malas costumbres), etc., admitiendo por el contrario a todas clase de derechistas y ultraderechistas como muchos miembros de Cucux Clan y sectas neofascistas.

Sobre los Landmarks masónicos cabe decir que son un despropósito filosófico absoluto. Afirman que un masón no puede ser un ateo estúpido, poniendo como parámetro de lo correcto el creer en la existencia de dioses. Obligan a creer en dios y a tener buenas costumbres, en el sentido cristiano clerical, normas impuestas y contrarias a la libertad que afirman defender. No permiten reglamentariamente la iniciación a mujeres y tácticamente la de homosexuales y obreros, punto que niega la libertad y la igualdad que afirman salvaguardar y construir con sus actos...

Pero basta de juicios y volvamos al razonamiento que queremos plantear en esta plancha.
Si consideramos entonces que los masones prácticos dedicaban su vida a edificar templos que reflejaran en el hombre el espíritu divino. Motivación que era compartida y que los mantenía unidos, en muchos casos por generaciones bajo un mismo propósito individual y colectivo. Cabe entonces preguntarnos sobre ¿cual es el propósito que une a los masones especulativos de hoy?

Los documentos de la gran logia de Chile nos plantean que la Masonería Especulativa es una organización ética, filosófica y educativa, cuyo fin es el perfeccionamiento de sus miembros, para transmitir mediante el accionar de estos en la sociedad, los principios de Libertad, Igualdad y


Fraternidad.
Es así QQ:. HH:. Que son estos los estos principios que rigen el comportamiento de los constructores de hoy en día, pero permitidme una mirada contextual histórica al origen de estos principios y luego el contexto y expresión social de los mismos independientemente de la época en que se manifiesten.



Históricamente, estos mandatos éticos se expresan a la luz de la revolución francesa, y emergen como una antítesis ante la profunda situación de opresión, codicia y egoísmo existente en las naciones europeas desde la época feudal hasta las monarquías absolutas e incluso la parlamentaria de Inglaterra.



Ontológicamente, estos principios tienen razón y posibilidad de ser, sólo en el contexto de una interacción social, debido a que son construcciones ideales propias de la razón humana y hacen referencia directa a un tipo de comportamiento esperado e ideal entre las personas. Una prueba de esto es que resulta algo difícil imaginar en que alguien pudiese fácilmente ser libre, ecuánime o fraterno respecto de si mismo.



De esta forma, los principios que mantienen en trabajo a los masones especulativos tienen sentido sólo mientras se encuentran reunidos en logia, ya que la libertad de conciencia con que contamos hoy en día, nos permite contar con referentes morales y éticos distintos en sus vidas profanas, los que serán el resultado de sus propias maneras de adaptarse a las presiones sociales especificas de cada estilo de vida. En resumen, la expresión de su propia cosmogonía.


CONCLUSIONES
Existen grandes diferencias entre la masonería operativa u la masonería especulativa, tantas quizás como la diferencia existente entre un objeto y su reflejo en un espejo, ya que la Masonería Operativa, contaba con un carácter mucho más profundo que el que usualmente se le otorga, lo cual se debe a que en una civilización tradicional, los oficios poseen un valor espiritual y un carácter verdaderamente "sagrado" y "ritual", por lo que pueden servir de "soporte" a la iniciación en una forma de vida, una conexión entre las artes y los oficios por un lado y las ciencias tradicionales por otro, lo que convertirá la construcción arquitectónica en la realización "artesanal" de una cosmogonía (Guenon 1970, 1989, 1995).

Considero que la Masonería Especulativa Chilena; por su profundo respeto a los Landmarks y por su orgánica negativa a construir compartida y asociadamente un proyecto social (a la manera en que los masones prácticos hicieron con sus catedrales), adolece de una cosmogonía (a la manera observada en las culturas tradicionales) que de sentido a quienes no contamos o no compartimos un modelo cosmogónico basado en un idealismo suprasensorial, donde lo que corresponde al hombre es reflejar con sus actos la supuesta bondad del Dios de la Luz (Jahveh).

Considero que de la misma manera en que los masones prácticos realizaron obras que han durado mas de 1000 años, gracias a su cosmogonía compartida y a la decisión de trabajar asociativamente en un proyecto común, los masones modernos debemos proponernos obras colectivas en las que converjan nuestras cosmogonías y proyectos personales, ya que de otra forma, las obras efectuadas de manera independiente por cada hermano en su vida profana, estarán siempre cargadas de individualismos y egoísmos propios de la individualidad humana y serán presa del tiempo como han sido obras como las independencias Latinoamericanas y mas contemporáneamente la decadente influencia de la masonería en el sistema educacional Chileno


IV. BIBLIOGRAFÍA

Manual del aprendiz.

Http://buscon.rae.es/draei/srvltconsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=especular

Http://www.geocities.com/dodecaedro1/bacheletoperatividadmasonica.htm

EL ORIGEN DE LA MASONERIA ESPECULATIVA. DOUGLAS KNOOP
Http://www.geocities.com/glolyam/s13origen.htm


Http://masoneriaparatodos.blogspot.com/2007/05/la-masoneria.html

Http://es.wikipedia.org/wiki/Francmasoner%C3%ada

Http://www.agustincelis.com/id62.htm

A Short History of Freemasonry to 1730: Andrè Bachelet.
Prestonian lecture" sobre la "Mason Word": Andrè Bachelet.
Pure Ancient Masonry : Andrè Bachelet.



S:.F:.U:.
PCC
Grado Primero
R:.L:. Hiram 65
Valle de Santiago
Junio del 2006 E:.V:.